Isla de Mull

miércoles, 31 de agosto de 2016


Tal vez no sea la isla más conocida de Escocia, ya que su vecina isla de Skye le resta protagonismo, pero no cabe duda que la isla de Mull tiene mucho que ofrecernos. Una isla llena de vegetación y rincones donde parece que el tiempo no ha pasado. 

Primer día de vacaciones que coincidimos los dos en Escocia, y algo teníamos claro...no podíamos desaprovecharlo! Nuestra primera escapada iba a ser la isla de Mull. 

La razón era sencilla y básica, el hotel donde trabajamos tenía organizado para ese mismo día un tour por la isla. Anteriormente, no nos lo habíamos planteado, pero tras buscar información del destino nos atrajo la idea de ir.

Como ir:

Hay distintos caminos para llegar a la isla de Mull. Nosotros cogimos un primer ferry para llegar hasta Lochaline, punto en el que cogeríamos el segundo ferry hasta Fishinnish.


No obstante, tenéis otros caminos para llegar:
  • De Oban a Craignure: la ruta más ajetreada por lo que conviene reservar plaza para el coche en el ferry
  •  De Kilchoan a Tobermory 
Que ver: 

Una vez en la isla de Mull, lo mejor es conducir por las estrechas carreteras y dejarse embrujar por esos paisajes. Algo que echamos de menos como os podéis imaginar, era no llevar nuestro propio coche para marcarnos nosotros el ritmo y marcarnos nuestra propia ruta.


No obstante, la ruta que siguió el autobús del tour, la cual os mostramos en el siguiente mapa, nos bastó para hacernos una idea de los paisajes que podíamos encontrar en esta isla. Barcos de pescadores abandonados, lagos en los que no ves donde está su fin, paisajes que te dejan boquiabiertos, e incluso algún que otro castillo pudimos encontrar en este camino.




Llegamos a la población principal de las islas, el pintoresco puerto de Tobermory, el cual se encuentra rodeado de casas de vivos colores.
Cuando lleguéis aquí tal vez encontréis una gran cantidad de niños en el pueblo. Es normal, ya que este puerto sirvió como localización para grabar el famoso programa infantil Balamory, y por lo tanto, niños y no tan niños, vienen hasta aquí para ver en directo este atractivo escenario.


Podéis pasear por el puerto y visitar algunos museos algunos de ellos gratuitos como el Mull Museum que cuenta la historia de la isla mediante interesantes exposiciones. 
Otra alternativa (para nosotros más apetecible) es contratar una excursión en barco para avistar ballenas y delfines. Podéis preguntar en la oficina de turismo y allí os informaran de horarios y precios porque son variables según la época del año. Esto es algo que nos quedó pendientes y nos llevamos una gran decepción, ya que cuando llegamos tan ilusionados para hacer esta excursión, nos informaron que estaba todo lleno para ese día y que iba a ser imposible!! :(
Nosotros después de pasar varias horas en Tobermory, hicimos el mismo camino para regresar al hotel. Como os comentábamos nos quedaron muchos lugares pendientes de la isla. Así pues, si vosotros tenéis más tiempo y podéis decidir vuestra propia ruta, os proponemos algunos lugares que a nosotros nos hubiera encantado visitar:

  • Carsaig Arches: formaciones rocosas naturales en el Malcolm´s Point, localizado en la zona sur de la isla.
  • Duart Castle: localizado a 5 km de Craignure, se trata de la sede del clan Maclean, Lo realmente bonito de este castillo es su entorno ya que se encuentra en un afloramiento rocoso que asoma al estrecho de Mull. 
Sabemos que Escocia tiene mucho para ofrecer, ¿pero no creéis que esta isla merece una visita?

No hay comentarios:

Publicar un comentario