Cambio de guardia a la tradición griega

miércoles, 4 de mayo de 2016


Suena el despertador. Son las 7 y es la hora de ponernos en pie para comenzar nuestro segundo día en Atenas. Hoy, además de seguir conociendo la capital griega, tenemos pensado hacer una excursión donde disfrutaremos de un bello atardecer.

Salimos del hotel y que alegría! Hace un día estupendo, genial para empezar la ruta que teníamos pensada para hoy.



Llegamos al mercado central de Atenas (Agora Varvakios). Hubiera sido un buen lugar para almorzar si no fuera porque ¡es domingo! Una pena.. Si tenéis más suerte, y cuando vayáis está abierto, podréis encontrar el mercado de carne y pescado y el de frutas y verduras, además de algunas tiendas de especias en las calles que lo rodean.


Puesto que no podemos probar bocado por estar todo cerrado, continuamos paseando encontrándonos de paso bonitas iglesias, similares a la que ya vimos el día anterior (ver día 1 en Atenas)


Llegamos a la Universidad de Atenas, en el que encontramos tres edificios principales: la biblioteca Nacional, la Universidad de Atenas y la Academia de Atenas.


Muy próximo a la Universidad, encontramos el Museo Nacional de Historia. No tenemos pensado entrar, sin embargo nos acercamos hasta aquí para conocer el primer edificio del Parlamento de Grecia, el cual actualmente alberga dicho museo.


Todavía falta casi 2 horas para que comience el cambio de guardia, así pues aprovechamos para acercarnos a los Jardines Nacionales, los cuales se encuentran muy próximos a la Plaza Syntagma.
Pero antes de acceder a los jardines, encontramos los baños romanos, unas ruinas bien conservadas que forman parte de los baños romanos fundados en el SIII d.C.


Es el momento para desconectar de la bulliciosa Atenas y relajarnos paseando en los tranquilos jardines Nacionales. Para ello, accedemos por la entrada más próxima a los baños turcos y llegamos al palacio de Zappeio. Este palacio fue construido en la década de 1870 para el precursor de las Olimpiadas modernas.Actualmente, se trata de un centro donde llevar a cabo conferencias y exposiciones.


Ya son las 11 y tendremos que ir pensando en dirigirnos ya a la Plaza Syntagma. No hay mejor forma de hacerlo que paseando tranquilamente por los Jardines Nacionales, además a estas horas ya empieza a apretar el calor y se agradece algo de sombra.


Llegamos al Parlamento donde va a tener lugar el cambio de guardia. Todavía faltan 20 minutos pero ya hay bastante gente para coger sitio, y es que, merece la pena ir a ver este peculiar cambio de guardia. Si como nosotros tenéis la oportunidad de ir el domingo, es lo más recomendado ya que es el más espectacular.
El cambio de guardia comienza a las 11.00, cuando un pelotón de evzones (guardia presidencial con uniformes algo peculiares) desfila por Visilissis Sofias hasta la tumba del soldado desconocido, seguido por una banda.
El resto de días, también se celebra un cambio de guardia cada hora en punto, aunque menos espectacular que el anterior.
Pero como una imagen vale más que mil palabras...aquí os dejamos un video:

video


En media hora aproximadamente finaliza el cambio de guardia. En ese momento, todos los espectadores que lo deseen tienen la posibilidad de hacerse la típica foto con el guardia, pero viendo la cantidad de gente que decide acercarse allí, será mejor dejarla para otro momento.
Viendo lo bien que vamos de tiempo, decidimos que todavía podemos atravesar de nuevo los jardines nacionales para llegar al arco de Adriano y al impresionante templo de Zeus Olímpico.


El templo de Zeus Olímpico se trata del templo más grande de Grecia, el cual está decidado al díos Zeus como su propio nombre indica. Su construcción comenzó en el S. VI a.C aunque finalmente acabó en el 131 d.C a manos de Adriano.
Si algo impresiona de este templo, sin duda alguna son sus impresionantes columnas. Aunque actualmente tan solo quedan en pie 15 columnas, en sus orígenes el templo estaba formado por un total de 104, con 17 metros de alto cada una de ellas.



Podréis ver que una de las columnas está derramada en el suelo. Esto es debido a un vendaval que la echó abajo en el año 1852.


El precio para acceder al templo es elevado y realmente veréis lo mismo que desde el exterior. Si sois estudiantes tendréis la suerte de entrar gratis (aunque lo tengáis caducado, utilizadlo igualmente. A nosotros nos sirvió ;)



Continuamos hacia el estadio panatenaico, el cual fue construido en el S.IV a.C para las competiciones atléticas panatenaicas. Como curiosidad, los primeros Juegos Olímpicos modernos de 1896 se celebraron en este emplazamiento.


Existe la posibilidad de acceder al interior pagando una entrada de precio no muy elevado. Sin embargo nosotros decidimos no entrar ya que desde el exterior se puede ver el conjunto del estadio sin ningún problema. A vuestra elección ;)


Volvemos a cruzar los Jardines Nacionales (algo de sombra no nos va mal con el calor que está haciendo) y llegamos de nuevo a la Plaza Syntagma, pero esta ocasión con menos gente que hace unas horas. Se trata de la plaza central de Atenas donde se celebran las manifestaciones y huelgas en la ciudad.


En la parte superior de la plaza se encuentra el Parlamento, donde un rato antes habíamos podido ver su cambio de guardia. En la explanada del edificio parlamentario, se encuentra la tumba del soldado desconocido, la cual se halla vigilada por los evzones (la guardia presidencial de la que ya os hablábamos anteriormente)




La plaza Syntagma es también el centro del transporte de la ciudad, así pues estamos en el sitio adecuado para coger la línea de metro que nos llevará al Museo Arqueológico Nacional.
Se trata de uno de los museos más importantes ya que alberga la mejor colección del mundo de antigüedades griegas. Puedes pasar horas visitando el museo, pero si como nosotros no podéis dedicarle todo el tiempo deseado, en la entrada os proporcionan un folleto con lo más importante para priorizar en vuestra visita.



Cuando salimos del museo ya son las 4!! Que rápido está pasando el día. Queremos pasar la tarde desconectando de la ciudad y que mejor forma de hacerlo, que escapándonos de allí a ver un atardecer de los que quitan el hipo, en el Cabo Sounion. En el próximo post os contaremos como llegar allí y porque merece su visita. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario