Las mejores vistas de Budapest

martes, 29 de marzo de 2016


Suena el despertador más temprano que ningún día. Tan solo nos quedan unas horas antes de regresar a España. Sin embargo, todavía tenemos que descubrir algunos lugares que nos quedan pendientes en Budapest, entre ellos las mejores vistas de la ciudad.


Con la mochila ya a cuestas, comenzamos a descubrir el barrio judío. El lugar más característico de esta zona es la Gran Sinagoga que visitamos el segundo día en la ciudad. Sin embargo, paseando por sus calles, encontraréis rincones en los que parece que el transcurso del tiempo no ha afectado en ellos, además de otras sinagogas repartidas por la zona.


Nos dirigimos a la orilla del río Danubio, no nos queremos ir sin disfrutar de nuevo de las vistas de Buda desde este punto. De camino, cruzamos con la famosa calle Vaci utca, la principal calle de tiendas de la capital donde encontraréis una gran variedad de restaurantes y tiendas de moda.
Llegamos a la plaza Vigado, a orillas del río Danubio y por sorpresa para nosotros, nos encontramos aquí con la curiosa y conocida estatua de Jester.


Aunque en esta misma plaza, encontramos otras estatuas igual de curiosas aunque menos conocidas.


Continuamos nuestro recorrido hacia la zona de la Universidad de Budapest, cercana a la plaza Vigado. No os olvidéis de visitar la iglesia de la Universidad, de estilo barroco su fachada destaca de las demás iglesia de Budapest.


¿Os apetece ahora una visita cultural? Muy cerca de aquí, se encuentra el museo Nacional de Hungría, el cual custodia la colección de reliquias más importante del país. Nosotros optamos por seguir nuestro camino ya que los museos no nos apasionan y todavía teníamos planificado visitar varios lugares y las horas en Budapest se nos estaban terminando.


Así pues, nuestra siguiente parada iba a ser muy cerca del museo, en el mercado Nagycsarnok, el mayor mercado de Budapest. Es ideal para probar la comida típica en los puestos de la primera planta, así como si deseáis comprar algunos souvenirs de recuerdo. Nosotros es en este lugar donde más baratos los encontramos.



Tras haber hecho las compras oportunas, continuamos nuestra ruta cruzando el puente de la Libertad. Al otro lado del puente encontramos los Baños Gellert. Junto a los baños Szechenyi, son los más importantes de la ciudad. ¿Recordáis el anuncio de Danone? Ese es el escenario que os encontraréis en su interior.



Junto a los baños, se encuentra la iglesia rupuestre. En 1926, se excavó una cueva que fue la sede de la orden paulina en Hungría hasta 1951. Merece la pena visitarla ya que se trata de una iglesia que no estamos acostumbrados a encontrar.




Salimos de la iglesia y empezamos a ascender la colina de Gellert hasta llegar al monumento que recibe este mismo nombre. Aunque la colina se ve desde todos los puntos de la ciudad y a primera vista es una subida bastante considerable, se trata de un paseo agradable y no muy costoso. Una vez llegas arriba, las vistas que te encuentras son insuperables, y sino juzgad vosotros mismo.




Se nos está haciendo la hora de tener que coger el bus que nos llevará al aeropuerto. Con algo de tristeza, nos tenemos que despedir de estas preciosas vistas para descender la colina, dejando atrás el monumento de San Gellert. Este sacerdote cristiano cuenta la leyenda que fue arrojado desde este punto de la colina en el interior de un barril lleno de clavos...evidentemente, no sobrevivió a la caída


No podemos despedirnos de Budapest de mejor manera. Unas vistas increíbles de una ciudad que nos ha sorprendido muy gratamente. Y es que, si algo nos llevamos en claro, es que algún día volveremos a la verdadera perla del Danubio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario