Westminster, British Museum y mucho más

martes, 14 de julio de 2015


Eran las 7 de la mañana cuando amanecimos, pero nos daba igual el sueño! Las ganas que teníamos de ponernos las zapatillas y recorrer la ciudad, sobrepasaba todo.
Iba a ser un día largo, disfrutando de todo tipo de lugares: visitas guiadas por la ciudad, museos, centros comerciales de lujo,... ¿Empezamos?



¿Que mejor manera de tener un primer acercamiento a la ciudad que con una visita guiada? Pues dicho y hecho. Nosotros fuimos con la empresa Sandemans. Es una opción bastante interesante ya que la visita es gratis, tan solo pagas la propina que le quieras dar al guía, dependiendo de tu propia valoración.
Si tenéis oportunidad de elegir, os recomendamos que elijáis a Manel. Su entusiasmo y cachondeo te hará descubrir la ciudad a base de carcajadas. Todo un showman!
La ruta tenía una duración de 3 horas, y en ella pudimos disfrutar de algunas de las zonas que ya pudimos ver a grandes rasgos el día anterior. Esta vez con mucho más detenimiento.
Empezamos en Convent Garden, una animada zona con artistas callejeros que crean un agradable ambiente por sus calles.


Tras las debidas presentaciones, continuamos andando hacia la plaza Trafalgar Square, en la cual estuvimos el día anterior. Sin embargo, esta vez Manel nos descubrió muchos datos curiosos sobre esta plaza, entre ellos, que aquí se encuentra la comisaría de policía más pequeña del mundo. Tendréis que fijaros bien para encontrarla!
Tras ver la iglesia de St Martin in the Fields, seguimos nuestra ruta hasta el palacio de St James y de nuevo nos encontramos en el palacio de Buckingham. Es el palacio más importante de la ciudad ya que se trata de la residencia de la familia Real Británica desde 1837. Pero si por algo es conocido, es por el "Cambio de Guardia" que se hace en el patio del mismo.


Al lado de la plaza, encontramos el Parque de Saint James. Se trata del parque real más antiguo de la ciudad. En el podréis dar un agradable paseo, a la vez que disfrutáis de los animalillos que corretean por sus jardines.


Llegaba el final del tour, pero no sin antes acercarnos al Big Ben y hacernos la foto de rigor. No olvides sacar en tu foto, lo mas típico de Londres: Big Ben, cabina roja, autobus de dos plantas y taxi.


Una vez finalizado el tour, encantados por todo lo que habíamos visto, nos dirigimos a comer, no sin antes pasar por Leicester Square y entrando a curiosear la tienda de M&M. 


Con los estómagos ya llenos, nos dirigimos a Piccadilly Circus. Se trata de una plaza conocida por sus carteles luminosos y la fuente de Eros ubicada en el centro. No os podéis perder esta plaza por las noches, para ver todas las luces y colores, además de poder disfrutar de la mejor zona de fiesta de la ciudad.


Seguimos paseando por dos de las calles comerciales más famosas de la ciudad: Oxford Street y Regent Street. A lo largo de estas calle, tendréis tiendas y más tiendas, sin embargo, nosotros solo nos detuvimos en dos: la famosa juguetería Hamley´s y almacenes Liberty.

Nuestro día continúa visitando uno de los museos más antiguos del mundo, además de uno de los más famosos. Hablamos del British Museum. Su visita la recomendamos encarecidamente, sobretodo las partes dedicadas al Antiguo Egipto y a la Antigua Grecia.
Nos gustó tanto el museo que hemos hecho un post dedicado a él para facilitaros su visita: Museos de Londres, British Museum



Aún viendo el museo sin detenernos mucho tiempo, estuvimos aproximadamente un par de horas, y aún así se hizo corto. Os recomendamos que si podéis le dediquéis un poco más de tiempo.

Cuando salgáis del museo, os recomendamos que os acerquéis al barrio chino, "Chinatown", situado en pleno Soho. Si algo le caracteriza, eso son sus tiendas, sus restaurantes, y en general todo su ambiente.


Estaba oscureciendo ya, y la hora de volver al albergue se acercaba, pero no sin antes acercarnos a Harrods. Se encuentra situado muy cerca de Hyde Park, y aunque a nosotros no nos gusta ir a centros comerciales en nuestros viajes, creemos que a este merece la pena acercarse por su decoración en el interior. Eso sí, ver pero no tocar, ya que se trata de uno de los centros comerciales más lujosos del mundo. Vaya precios!


Era hora de volver al albergue. Había sido un día de andar bastante y estábamos agotados, pero satisfechos con todo lo que habíamos visto.

2 comentarios:

  1. Mira que da de si un día en Londres que además es una ciudad que tiene tantas cosas que ofrecer que nunca dan ganas de parar!

    ResponderEliminar
  2. Londres es, sin lugar a dudas, una ciudad que nos seduce. Ya sea por su historia, arquitectura o cultura.Tengo un cariño muy especial y familiar por UK. De hecho, el año pasado estuve allí y siempre hay mucho por ver. Muy buen post y fotos. Un abrazo.

    ResponderEliminar