Como no morir en el intento de hacer la maleta

miércoles, 4 de febrero de 2015

¡Viaje reservado! Que bonitos momentos los que se viven antes del esperado viaje, preparando las rutas de cada día, mirando todo lo que nos espera... tu ilusión va en aumento y poco a poco el día de partir esta más cerca, pero...ups, llega el momento de hacer la maleta, y eso para muchos nos supone un problema.
Seguro que a ti también te pasa que en muchas ocasiones llevas cosas que luego no utilizas, lo que hace que tu maleta pese más de la cuenta. Y por si eso fuera poco, llegas a tu destino y eso que considerabas tan imprescindible se te ha olvidado en casa... ¡empezamos bien!
A lo largo de hacer alguna que otra maleta hemos ido aprendiendo el que no debemos repetir. Aquí van nuestros consejos.


1. ¿Cuanto tiempo voy a estar de viaje?

Lo primero que tienes que tener en cuenta es cuanto tiempo te vas a ir de viaje, aunque tampoco os paséis en llevar ropa y más ropa... en muchos albergues y hostels hay espacios con lavadores o servicios de lavandería externa.

2. ¿Qué clima encontraré cuando llegue al país?

Lógicamente, según el país al que vayamos a viajar, el clima varía mucho. Por eso mismo tenemos que informarnos bien que tiempo suele hacer por allí y la predicción para los días que vamos a estar nosotros. No vaya a llover y se nos olvide el chubasquero...

3. No hagas la maleta en el último momento deprisa y corriendo.

Eso solo te dará problemas. Meterás en la maleta cosas que luego no vas a utilizar, y lo que es peor, te olvidarás de más de una cosa. Nuestro consejo es ir haciéndose una lista con todo lo que vas a llevar, una semana antes de salir de viaje. De esta forma el día antes solo quedará ir tachando de la lista lo que vamos metiendo en la maleta.  

4. La ropa mejor enrollada.

Reconócelo, por mucho que lleves tu ropa plegada, al sacarla de la mochila siempre aparecen arrugas. No se puede evitar. Por eso mismo, una forma de ahorrar espacio es enrollar la ropa por la parte superior en forma de pequeños cilindros y colocarla de forma ordenada en la mochila. Ni os imagináis la de espacio que podéis ahorrar.



5. Lleva el calzado justo.

Sin duda, lo que más espacio ocupa en la mochila es el calzado. Por eso, lo mejor es llevar los puestos y un par más por si se te mojan los que ya llevas. Sobretodo, que no se te olvide las caminatas que vas a tener que hacer, así pues que sea calzado cómodo. 

6. Evita llevarte la toalla.


En muchos hostales y albergues incluyen además de la ropa de cama, las toallas por lo que informaros bien si en el vuestro os lo van a incluir, y ese espacio que os ahorráis. Si no es así, una buena opción es llevarse la típica toalla del gimnasio de microfibra. Ocupan bastante menos espacio que las toallas tradicionales y además se secan en un abrir y cerrar de ojos.



7. Pesa la maleta antes de salir.

Recuerda que cada compañía tiene establecidas sus medidas y el peso. Así pues, si no queréis tener una sorpresa justo antes de embarcar, y tener que facturar, acuérdate de pesar y medir la mochila. 


8. ¿"Por si acaso"?, no lo metas.


¿Cuantas veces os habréis pasado de equipaje por culpa de los "por si acaso"? Como consejo, repasa todo lo que en el último viaje metiste en la mochila y no utilizaste y no vuelvas a cometer el mismo error. Cuando tengas que llevar a cuestas la maleta, lo agradecerás.


Y después de conocer todos estos consejos...ya está la maleta hecha y preparados para disfrutar de nuestras vacaciones. ¡Buen viaje!


No hay comentarios:

Publicar un comentario