Desde lo alto de la torre Eiffel

domingo, 4 de enero de 2015


Este día en comparación con el anterior iba a ser más relajado ya que la visita al museo de Louvre y a la torre Eiffel nos iba a llevar bastante tiempo. Podéis leer lo que hicimos el día anterior en el post Que visitar en París


Empezamos el día cogiendo el metro para dirigirnos al museo de Louvre. Para no encontrarnos con la fila del día anterior, llegamos allí a primera hora de la mañana y en efecto así fue, llegamos al museo y entramos directamente.
El Museo del Louvre es el museo más importante en Francia y el más visitado del mundo. Abrió sus puertas en 1793 mostrando un nuevo modelo de museo para el disfrute del público en general. 
El museo se encuentra alojado en el Palacio del Louvre, una fortaleza del siglo XII. Antes de convertirse en museo, se utilizó como residencia real de algunos monarcas como Carlos V y Felipe II.
Como veréis, el museo de Louvre es enorme y podéis estar allí horas y horas disfrutando del museo y no ver todo.
Sin embargo, en este viaje de tan pocos días a París, lo que más nos falta es tiempo, por eso decidimos priorizar las obras más importantes que os detallamos a continuación:

Nada más entrar, nos encontramos en la planta baja, aquí podéis encontrar una gran cantidad de esculturas, entre ellas, a destacar: el "código de Hammurabi", la "estatua sentada de Ramsés II", la "Venus de Milo", "Amor y Psique", "El esclavo moribundo" y la "escultura de Chupicuaro".
En la planta sótano podemos pasear por las fosas del Louvre medieval, además de ver muchas otras esculturas y algunas pinturas como por ejemplo: "Los caballos de Marly", "Cristo y el abad Mena" y "Santa Maria Magdalena"
Si vamos ascendiendo y llegamos a la primera planta, podremos disfrutar de muchas obras muy significativas en el museo de Louvre. En esta planta, nos será posible pasear por el apartamento de Napoléon y disfrutar de la pintura por excelencia, "La Gioconda". Además, en esta planta también podréis ver: el "Escriba sentado", "El descendimiento de la cruz", "Coronación del Emperador Napoléon I" y "Las bodas de Caná".
No os perdáis tampoco las salas de pintura española y la Galería de Apolo.
Por último, en la última planta podréis disfrutar otras pinturas importantes como son: "La encajera", , "Supuesto retrato de Gabrielle d´Estreées y de su hermana" y "Baños Turcos"

Para mas informacion, os dejamos su pagina web: pgn web de Louvre y un post dedicado exclusivamente a este museo que tanto nos gustó: post Museo del Louvre




Una vez que salimos del museo de Louvre fuimos paseando por la orilla del río en dirección al palacio de los Inválidos. Por el camino pudimos ver el puente de Alejandro III, el más bonito de los puentes parisinos. 


Una vez cruzado el puente, ya se puede ver al fondo el Palacio Nacional de los Inválidos. Dicho palacio fue edificado en el siglo XVII como residencia para los soldados franceses retirados del servicio.
El palacio de los Inválidos tiene una gran riqueza artística. Además, a destacar su gran cúpula dorada. Bajo ella se encuentra la sepultura de Napoleón.





Una vez que salimos y después de comer un bocadillo por los jardines de la zona, era la hora de hacer la visita tan esperada: subir a la Torre Eiffel!!

La Torre Eiffel es una construcción de hierro de 300 metros de altura que fue creada para la Exposición Universal de París de 1889. La construcción de la Torre Eiffel duró poco más de dos años.
Inicialmente, la torre fue considerada monstruosa, por lo que se planteó la posibilidad de derruirla en diferentes ocasiones. Sin embargo, actualmente, la Torre Eiffel es el monumento más visitado del mundo con más de 7 millones de visitantes anuales.
La subida a la Torre Eiffel es una experiencia única obligatoria para todos los visitantes, además, las vistas desde arriba son excepcionales.
Para subir a la Torre Eiffel se puede hacer tanto en ascensor como por las escaleras. Sin embargo, nosotros recomendamos subir por el ascensor, no solamente por no tener que subir 1.665 escalones, sino también porque para subir a la última planta, es necesario hacerlo de esta manera. Una vez arriba, habrá merecido realmente la pena.





Una vez abajo de la Torre Eiffel, nos fuimos paseando hasta casa, viendo durante el paseo alguna iglesia y otras calles con encanto. 
Ya solo nos quedaba una mañana para estar en esta increíble ciudad y por la tarde de regreso a España. Que ver en París. Día 3




No hay comentarios:

Publicar un comentario